martes, 21 de abril de 2015

El Secreto de San Lorenzo

   Este es mi segundo libro publicado por Createspace y Kindle. Es una novela juvenil, llena de misterios y aventuras. Trata acerca de las extrañas vacaciones de Alicia Marqués en la ciudad costera de San Lorenzo. Hablaré más de ella en la sección Mis Libros.  Pero por ahora, les dejo un extracto del libro, una de las escenas que más me gusta y en dónde comienza la verdadera aventura:


" Pronto su mente se puso en blanco. En su cabeza no existía ninguna otra idea que no fuera la casona Marginea. Tanto así que en un momento dado, la joven dejó de escuchar a sus amigos que iban más adelante, para dejarse envolver por una fina y lejana melodía que provenía desde la oscuridad de la noche. Era una sensación irresistible. La melodía fue tomando forma y pronto pudo reconocer en ella un antiguo vals. Por un instante se detuvo a escucharle detenidamente. Aquellos sonidos la transportaban a otro mundo, a otros tiempos. En su mente se dibujaban sutiles figuras que danzaban graciosamente al son de aquel vals, dejándola así, entre sueños por un buen momento. Y cuando volvió a la realidad notó que sus amigos se habían alejado bastante, y que aquella música encantada le invitaba a danzar.
Por un momento pareció meditarlo bien. Era de noche, cierto. Estaba sola, y aquella música parecía venir de la Hacienda Marginea. Dudó un poco, pero aquella misteriosa música pareció ser más poderosa, y sin mirar hacia atrás dio la media vuelta y siguió hacia el origen de aquella hipnotizante música. A pesar de la oscuridad del lugar sabía muy bien por dónde ir, pero un detalle obstruía sus planes. El antipático de Marginea había cerrado con llaves el portón de la entrada, y para ella le sería imposible saltar aquel enorme portón. La música provenía de adentro de la propiedad. De eso no había duda alguna, y si quería llegar hasta ella debía adentrarse en el lugar, una vez más. Toda la hacienda estaba cercada por un viejo murallón de adobe, del mismo alto que el antiguo portón de la entrada. Pero los campos sólo estaban cercados con estacas y alambres; mas estos se encontraban al otro lado de la hacienda, y dar aquella vuelta le tomaría demasiado tiempo. Simplemente la Hacienda Marginea parecía una enorme fortaleza impenetrable. Era casi imposible entrar por otro lugar que no fuera el portón principal. Pero Alicia pudo dar con aquel ínfimo “casi”.
La música en el aire parecía señalarle el camino. La muchacha bordeó la enorme muralla siguiendo la misteriosa melodía, hasta que esta la condujo hasta un hueco en la pared, casi imperceptible en la oscuridad de la noche, y del tamaño perfecto para permitirle el paso. Sin duda con el correr de los años y el poco mantenimiento que se había dado al lugar, aquel rincón de la muralla había cedido al tiempo, permitiendo a la hipnotizada muchacha la entrada hacia la hacienda.
Una vez dentro, la música parecía más nítida. No se escuchaba nada más que no fuera aquel melodioso ritmo. Ritmos de tiempos remotos, de épocas pasadas que reflejaban el esplendor de la zona. Alicia siguió su camino, nada le hizo titubear, nada le hizo tropezar. Aquella misteriosa melodía sabía muy bien cómo atraerla, y cómo encaminarla hasta su misterioso destino. Alicia se encontró nuevamente con el quiosco, deteniéndose allí por un instante, como si al recordar lo vivido aquella tarde le hubiera hecho reaccionar y despertar de su trance. Y aunque cualquiera pensaría que se encontraba atrapada por un hechizo, Alicia sabía muy bien lo que estaba sucediendo. Aquella música la llamaba. Ella lo sabía, y debía averiguar qué cosa trataba de decirle. Por eso había llegado hasta allí. Esa música significaba algo. Alicia miró a su alrededor, tratando de orientarse un poco, y pronto descubrió que la música emanaba de la casa Marginea, o de sus alrededores.
Alicia siguió la música, cada vez más fuerte y nítida. Y a medida que se acercaba a su fuente, otros sonidos se unían a ella. Risas, voces, y relinches de caballos en espera eran los que se sumaban al ritmo del vals. Sin duda se trataba de una fiesta, pero Alicia nunca se hubiera imaginado qué tipo de fiesta."

Pueden encontrar mi libro aquí


No hay comentarios.:

Publicar un comentario